Bienvenido!

Archivo de la categoría: Persona – Deporte

Nairo Quintana – El poder de la montaña

nairoquintana

Sus triunfos enaltecen al país y sus obras le dan más brillo a su nombre. Pesa 57 kilos, mide 1.67 metros. Es callado y tímido. Tiene un corazón grande y unas piernas fuertes que le permiten dar pasos de gigante. Si en el territorio nacional lo aclaman, ante el mundo es un ídolo.

Nairo Quintana, ciclista que nació en Tunja, Boyacá, hace 27 años, y que impulsado por el deseo de sacar a su humilde familia adelante y de perseguir sus sueños en una bicicleta, escaló tan alto que hoy es considerado uno de los mejores corredores del orbe. Sus 30 victorias internacionales lo confirman. Entre ellas están el título del Giro de Italia de 2014 y la Vuelta a España de 2016. Sin dejar de mencionar que ha terminado dos veces segundo, 2013 y 2015, y otra tercero, 2016, en el podio del Tour de Francia, la carrera que lo desvela desde que era niño.

Además de querer ser siempre el mejor en su bicicleta, es admirado por su vocación humanitaria. Recientemente y con su buena gestión dotó un aula digital al colegio Alejandro de Humboldt, en Arcabuco, donde el corredor hizo sus estudios. “Quiero que los niños no tengan límites y puedan soñar en grande”, https://www.acheterviagrafr24.com/viagra-online/ dijo en su momento.

El corredor no se pone obstáculos. Para 2017 se le medirá al reto de hacer Giro y Tour, un claro ejemplo de su valía y condiciones.

Caterine Ibargüen Mena

catherine

Personaje ejemplar: Deporte

Caterine Ibargüen, la reina del atletismo

En todos los escenarios que pisó, la atleta colombiana Caterine Ibargüen dejó huella. En los pasados dos años, la nacida en Apartadó, Antioquia, no ha dejado de impresionar, convirtiéndose, sin discusión, en la reina del salto triple mundial. Sus zancadas sorprenden, su sonrisa contagia y sus palabras enamoran. “Es que siempre me esfuerzo para dejar en alto el país”, ha dicho en más de una ocasión este orgullo patrio que ya tiene 31 años de edad. Durante 2014, Caterine continuó su racha ganadora con 10 victorias. No solo retuvo el título de la Liga de Diamante y ganó la medalla de oro en los Centroamericanos y del Caribe en México, también pasó de la barrera de los 15 metros, luego de saltar, en Mónaco, 15.31 metros, a tan solo 19 centímetros del récord mundial, su gran reto. Motivos suficientes para recibir el galardón de EL COLOMBIANO EJEMPLAR, reconocimiento digno para una mujer que lucha siempre para ser la mejor.

Invadida de felicidad y entusiasmo, Caterine, quien además se graduó de Enfermería en Puerto Rico, donde reside, expresa que estas distinciones la llenan aún más de motivación. “Es una distinción muy bonita, estoy super orgullosa. Ser escogida como deportista ejemplar me compromete ante todo el país y eso me gusta”, dice la reina dorada del atletismo colombiano, quien trabajará para seguir brindando grandes alegrías.

Gestor de los Juegos de la Calle

Humberto_Gomez

Humberto Gómez, un paisa todoterreno

Más de 20 años de trabajo con la lúdica tradicional y la recreación popular en los barrios de Medellín, municipios y veredas de Antioquia, dan cuenta de la vocación de Humberto Gómez como líder cultural y deportivo.
Este hombre, nacido en Pueblo Rico, fue el gestor de los Juegos Recreativos Tradicionales de Calle en Caldas (Antioquia), programa que se realiza cada año y del cual han sido testigos periodistas suramericanos y europeos.
Por medio de los Juegos, niños, jóvenes y adultos de todos los sectores sociales se integran para dar rienda suelta a la imaginación y al goce que produce volver a jugar trompo, pirinola, vara de premio, chupaté, golosa y las demás actividades propias de la niñez.
Humberto, casado con Marta Elena González y padre de Daniel, Santiago y Juan Pablo, ha llevado su mensaje a países como Brasil, Honduras, Guatemala, Costa Rica, Cuba, Panamá, Venezuela, Uruguay, Argentina y Chile.

Ávido de conocimientos

Este educador físico, egresado de la Universidad de Antioquia y sociólogo de la Universidad Autónoma Latinoamericana, se especializó en ocio y tiempo libre en la Universidad Federal do Río Grande do Sul, de Porto Alegre, Brasil, con el fin de adquirir conocimientos que le permitieran desarrollar mejor su labor.
Paisa de pura cepa, extrovertido, dice que la disciplina, la lealtad y la perserverancia rigen su vida.
Como quien dice, Humberto es un Colombiano Ejemplar y por eso se hizo acreedor, como persona, al premio en la modalidad de Deporte.

Iván Ramiro Córdoba

Ivan_cordoba

Deportista sensible que hace golazos por los niños.

Iván Ramiro Córdoba tiene 26 años y algo que se podría llamar la humildad del liderazgo. Lo comprobó como capitán de la Selección Colombia que obtuvo el campeonato de la Copa América, el primer gran logro del fútbol colombiano en toda su historia.
Iván Ramiro, nacido en Medellín, se crió en Rionegro en una familia de genuinas costumbres paisas en la que la solidaridad es un valor casi genético.
Hoy, su sonrisa y sus jugadas están en el Inter, de Milán, Italia.
Las personas cercanas lo definen como un ser carismático, culto y deportista ejemplar y disciplinado

Ubaldina Valoyes C.

Ulbadina

Pesista olímpica, nacida en Urabá.

Destacada pesista, quien no sólo sobresale por su coraje y disciplina, sino además por su propia superación personal. Nacida en la región de Urabá, Antioquia, le ha apostado a un trabajo en el que su fuerza interior crece con el tiempo.

Está convencida de que cada triunfo personal sirve también a Colombia y en particular a su región, que ama profundamente. Ubaldina es fuerza y acción para vivir cada día por el país. Sensibilidad y un gran humanismo se unen en ella.

Amaranto Perea nació para triunfar

amaranto_perea_nacio_para_triunfar

• Antes de ganarse un nombre en el fútbol vendió helados y vivió en el barrio Moravia.
Hablar de Luis Amaranto Perea es hacerlo de un ejemplo único de superación. Porque ese joven que un día se aburrió de las bananeras en el Urabá antioqueño y se embarcó en un bus de Goméz Hernández, durante 11 horas entre Turbo y Medellín, a buscar fortuna en la capital paisa es hoy uno de los jugadores reconocidos del Atlético de Madrid de España.
Con su figura atlética, comportamiento de señor, capacidad deportiva y mente soñadora, Perea hace rato que se convirtió en un Colombiano Ejemplar. Porque desde que se dio a conocer en el Independiente Medellín del 2000 con Víctor Luna mostró que tenía con qué convertirse en uno de los mejores jugadores de este país.
Este joven que hizo sus primeros pinitos en los equipos Cristal Caldas e Italia de Turbo y se mostró oficialmente en el Palacio de las Novias, no se cansa de agradecerle a Dios “por todas las bendiciones que me ha brindado porque con su ayuda y mi capacidad he conseguido cosas importantes”.
A sus 26 años de edad conserva la humildad que se le conoció en 1998 cuando vendía helados en la capital paisa y así los dirigentes del onceno colchonero aseguren que sus derechos cuestan 30 millones de euros (unos 100.000 millones de pesos), Amaranto no ha cambiado y mantiene esa personalidad firme que lo llevó a ser campeón con el Poderoso en el 2002 y le sirvió para ser figura de la Copa Libertadores del 2003 y generar el interés del argentino Boca Juniors cuando estaba Carlos Bianchi, el mismo que hoy lo dirige.
Sus 1.81 metros de estatura, velocidad, seguridad en la marca, capacidad para jugar de central o lateral y la responsabilidad que muestra en cada compromiso fueron los argumentos que exhibió Perea en el cuadro xeneize y los que ha mostrado en el Atlético español, onceno en el que tiene contrato hasta el 2009, cumple su segunda temporada y el que le podría servir de plataforma para llegar al Milán de Italia o al mismo Real Madrid, equipos interesados últimamente en sus servicios.
“Mi sueño era jugar en Europa y ya estoy en España, pero ahora mi responsabilidad es mantenerme porque si hago las cosas bien podrán llegar más colombianos. Con Carlos Bianchi me siento muy bien porque conozco su manera de trabajar, ojalá hagamos una buena temporada”, comentó Perea cuando estuvo con Colombia en los últimos juegos de la eliminatoria.
Tantos elogios y logros no han “mareado” a Luis. Al contrario, lo han revitalizado y lo han puesto más señor, porque él sabe de lo que significa para sus cuatro hermanos, su papá Amaranto, su madre Feliciana, su hijo Juan David y su esposa Digna Luz Murillo, quien es atleta y representó a Colombia en los pasados Juegos Olímpicos de Atenas-2004.

Deportista ejemplar

Con los progresos del actual defensor del Atlético de Madrid han sido muchos los que se han beneficiado. El primero fue el mismo jugador, después su familia, luego Independiente Medellín y Boca Juniors, y finalmente los niños de la escuela de fútbol de Currulao, corregimiento de Turbo.
Según Amaranto Perea Pestaña (padre de Luis), allí hay 160 niños que año tras año reciben indumentaria e implementación de parte de su hijo. La escuelita se llama Leo y participa en los distintos torneos regionales, gracias al esfuerzo de su director y a la colaboración que recibe del deportista antioqueño.
“Lucho cada año viene por acá y le colabora a los niños con muchas cosas, pero no sólo su gratitud y generosidad me mantiene orgulloso, es su personalidad y caballerosidad, porque mi hijo sigue siendo humilde y el mismo que un día se fue a buscar otros rumbos a Medellín, vivió en Moravia y tuvo que vender helados para sobresalir. Yo le doy gracias a Dios por todas las bendiciones que le ha dado a Lucho, aunque también considero que él nació para triunfar”, anotó Perea Pestaña.
Amaranto, el padre, quien tiene un programa deportivo en Currulao, se mantiene orgulloso y recalca que desde que a su hijo le comenzó a ir bien les cambió la vida positivamente porque él siempre se acuerda de su pueblo.
“Cuando quedó campeón con Boca Juniors de Argentina la población lo recibió en el aeropuerto de Carepa y lo trajo en caravana hasta Currulao, algo que nunca se había visto acá. Ganarse el Colombiano Ejemplar es otra bendición del Creador porque es una distinción para las personalidades del país. Tener un hijo como Luis es y será un orgullo pero también amerita un grado alto de responsabilidad; Aunque es un afortunado, lo más lindo de todo es que mi hijo sabe que todavía no ha llegado a la cúspide y por eso sigue luchando para representar bien al país”, remató Amaranto Perea Pestaña.

Camilo Villegas le juega a la disciplina

Camilo_Villegas_le_juega_a_la_disciplina

• El golfista colombiano cumple destaca campaña en el Tour de la PGA
• Es de los pocos latinoamericanos que juegan en este cerrado mundo
• Villegas es producto de la disciplina, la entrega y la educación
El secreto de Camilo Villegas es haber sabido aprovechar las oportunidades.
Y esto es lo que suele suceder con los grandes campeones de verdad, de esos que saben estar parados sobre bases firmes, y no sembrados sobre pies de barro.
Para que Camilo hubiera llegado al mágico mundo del golf, se hizo necesario que se presentara una confabulación cósmica, esa que tienen los divinamente escogidos.
Todo fue producto de un equipo que sin saber lo que acontecería más adelante, aportó para que el muchacho de 26 años arribara a las Grandes Ligas de un deporte en el que figura como único colombiano dentro del cerrado mundo de la Asociación Profesional del Golf -PGA-.
Los papás, Luz Marina Restrepo y Fernando Villegas, lo apoyaron en el momento justo. A los 6 años y medio arribó a los campos del Club Campestre para ser moldeado por las manos sabias del profesor Rogelio González.

Esos padres de Camilo tuvieron toda la paciencia y el amor de respaldarlo a raja tabla, para que el imberbe jugador hiciera sus pinos en los campos verdes de El Poblado.
Otro que aportó mucho fue el colegio Columbus School, en el que Camilo recibió permisos especiales, sobre todo en los años finales del bachillerato, para disputar torneos por fuera de Medellín, entre jueves y domingo. Ahí estuvo parte de la clave, porque incluso las compañeras del plantel le prestaban los cuadernos para que se desatrasara a tiempo.

Rendimiento ante todo

“Siempre en nuestra casa existió una política que se convirtió en norma: tanto Camilo como Manuel, su hermano”, recuerda Luz Marina, quien goza con los éxitos de su hijo en el Tour de la PGA, al que llegan muy pocos latinoamericanos. “Supieron que si rendían en el colegio podrían estar metidos en el golf. Camilo nunca perdió ni una sola materia ni en el colegio ni en la universidad en los Estados Unidos. El propósito no era que ellos fueran campeones de este deporte, pero esta herramienta fue de notable ayuda”, agrega.
Otro punto considerado importante en esta mixtura de propósitos impensados, fue el apoyo de la Federación Colombiana de Golf, que le brindó a Villegas Restrepo la oportunidad de jugar en torneos del exterior desde que estaba niño.
El hoy clasificado 58 en el listado de la PGA, lo que la da la visa por el momento para disputar el Match Play, a finales de este mes, jugó torneos internacionales desde que estaba niño.
Camilo se acostumbró al público, a la presión de los resultados y el primer triunfo que obtuvo en Argentina como prejuvenil lo proyectó hacia la fama internacional.
Lo otro fue conseguir una beca, lo mismo que su hermano, en la Universidad de La Florida, donde inicialmente obtuvo el 50 por ciento y después más del 80, para aprender de los negocios internacionales, a la vez de sembrar bases seguras para el camino hacia el estrellato.
Sus padres trabajaron muy duro entre el 2002 y el 2006 para que los hijos pudieran terminar sus estudios en Estados Unidos, hasta que se llegó el momento cumbre: “Camilo, hijo, de ahora en adelante toda la responsabilidad es tuya”, le dijo su mamá Luz Marina el día que le pagó algo por última vez: una parte del arriendo en La Florida.
Y desde esa ocasión, el único golfista colombiano que juega en el Tour de la PGA se ha dedicado a rebuscársela por sus propios medios, convirtiéndose en un ejemplo de constancia, disciplina y entrega, para dejar muy en el alto los colores del país en los principales torneos golfísticos de Estados Unidos y en otros del mundo -caso Tokai Classic en Japón, que ganó el año pasado-.
“El día del grado le di el último dinero. Todo, ahora, es por su propio esfuerzo y dedicación. Como padres, Fernando y yo, nos sentimos súper orgullosos de lo que ha alcanzado Camilo con base en su dedicación y voluntad”, destaca la mamá del aventajado golfista quien está inscrito dentro de un proceso de maduración en una disciplina que requiere trabajo y voluntad, en la que además hay que tener una mente fuerte, la cual construyó desde que era un niño, para poder disfrutar de las oportunidades que Dios le dio.