Bienvenido!

Archivo de la categoría: Institución – Turismo

Sembrado de vacaciones Posadas turísticas rurales y campesinas

posadasturisticas

La vida del campo es la que ofrece Elkin Lopera Escudero en su finca El Jardín, de Liborina, que convierte en Posada Campesina. Al igual que otros habitantes rurales de esa población, brinda su casa como albergue para atender a turistas que quieren un descanso natural. Por eso, en el paquete recreativo, además de hospedaje, propone la posibilidad de compartir con su familia, reunirse en el comedor y saborear platos tradicionales hechos por su mamá, salir a los campos a atender a los animales, recoger verduras cuando hay cosecha o abonar las plantas.

No fue empírico. Él y otras personas de Olaya, Sabanalarga, Santa Fe de Antioquia y Sopetrán recibieron capacitación en el Sena sobre atención, alojamiento, aseo de habitaciones y manejo study de residuos. Hoy, sus Posadas Campesinas ofrecen un episodio de la vida rural a los turistas que quieren cortar con la rutina de la urbe.

Alumbrados de Medellín

alumbrados

Institución ejemplar: Turismo

Los alumbrados, ícono y orgullo de la ciudad

“Somos el alumbrado de Medellín”, esta frase resume el compromiso y la responsabilidad que Empresas Públicas de Medellín (EPM) ha tenido durante los últimos 48 años, materializar uno de los referentes icónicos de la ciudad. Para el jefe de la Unidad de Alumbrados de EPM, Ángel Paulo Pérez Álvarez, el alumbrado se convirtió en una herramienta fundamental gracias a la gente y ha servido para que Medellín sea reconocida como la ciudad anfitriona de un montaje único en el mundo. “¿Por qué es único? Por su carga social y de inclusión; convoca a todas las clases sociales, de todas las edades, sea para fabricarlo o para visitarlo.

En el diseño se involucra la cultura de Medellín, los conceptos propios hacen que cada año el antioqueño sienta como suyo el alumbrado, por eso se convierte en motivo de orgullo y todos pregonan su belleza”, mencionó el funcionario. El diseño y su fabricación es de la gente, para la gente. Madres cabeza de hogar son las encargadas de crearlo en su mayoría; además, su amplio corredor con sus puntos de venta, dinamiza la economía de la ciudad; el alumbrado se convierte en la fuente de ingresos de unos y en el plan obligado de recreación de otros. Quien visite Medellín en diciembre o enero y no conozca el alumbrado, prácticamente no vino. Hoy en día, la principal característica del alumbrado es la innovación, cada año presentará algo nuevo, siempre. “El alumbrado es un regalo que EPM le da a la ciudadanía en Navidad.

Tiene una premisa constante: sorprender. Todas las personas que visitan el alumbrado, encontrarán un elemento diferenciador, esa es la clave para sostener el turismo en torno al alumbrado”, comentó Juan Fernando Sierra Echeverry, coordinador del equipo de diseño. Finalmente, el gerente de EPM, Juan Esteban Calle Restrepo, afirmó que “somos el alumbrado de Medellín”, porque ya trascendió a otros municipios. Ya a la empresa le exigen este tipo de iniciativas en los territorios donde EPM presta sus servicios.

 

Afirma María Eugenia Saldarriaga de Gómez

Maria_Eugeni

“Más que un trabajo, el turismo es mi afición”

Después de dirigir por espacio de veinte años los destinos de su propia empresa organizadora de eventos, congresos, seminarios, exposiciones y ferias, María Eugenia Saldarriaga de Gómez aceptó el cargo de Subsecretaria de la Oficina de Turismo de Medellín que le ofreció el alcalde pasado Juan Gómez Martínez.
“Este fue un honor que me confirió el Alcalde para representarlo ante el sector turístico”, afirma emocionada y confiesa que el turismo es para ella su afición, su gusto y su hobby. Al fin y al cabo se graduó de Administración de Empresas Turísticas.
Gracias al apoyo de su esposo, Héctor Gómez Ferrer, y de sus tres hijos, ha logrado dar rienda suelta a la pasión que siente por su trabajo y por los viajes, los cuales considera vitales para el buen desempeño de sus labores. Y aunque confiesa que le hubiera gustado estudiar Medicina, hoy en día no se cambia por nadie y se siente realizada con el respaldo de su familia y de su equipo de trabajo.
En este sentido la señora Saldarriaga de Gómez expresa que el Premio El Colombiano Ejemplar, categoría Institución, “significa el reconocimiento a la labor de un equipo de trabajo que durante muchos años, y actualmente, trabaja con optimismo, entusiasmo y gran sentido de pertenencia por la entidad para que la Feria de las Flores, cada año, sea mejor que la anterior”.

A mayor unión, mayores provechos

La Subsecretaria de la Oficina de Turismo de Medellín está convencida de que la unión de todos los que trabajan en el sector producirá más provechos. Hacia ello encamina su gestión. “He tratado de trabajar interinstitucionalmente y aunque aún hay mucho por hacer, hemos estado de verdad unidos por unos mismos objetivos”.

Satena

satena

Según el Mayor General Héctor Campo Plata, gerente de Satena, nadie conoce tan bien el país como esa aerolínea, que en 70 vuelos diarios viaja a 42 localidades, en 20 departamentos.
Fundada en 1968 como una política de Estado para hacer presencia en las zonas fronterizas y atender las necesidades de los usuarios de esas regiones, el Servicio Aéreo a los Territorios Nacionales (Satena), ha superado difíciles condiciones económicas y de seguridad para consolidarse como una de las grandes empresas del sector aéreo en el país.
Hoy, con las más moderna flota de aviones de Colombia, aeronaves Dornier, de fabricación alemana, pretende convertirse en una alternativa en el mercado del transporte.
El general Campo Plata aún no cree cómo esa empresa, con 303 empleados, que hace tres años estaba en cuidados intensivos, haya dejado de ser un parásito del Estado para subsistir con sus recursos.

Fiesta del Milagroso de Buga

milagroso_buga

En Buga no hay quien no tenga alguna razón para agradecerle al Cristo de los Milagros. Se cuentan relatos extraordinarios, pero también de la vida cotidiana.

Este 19 de septiembre, como cada siete años saldrá de su urna el Cristo; el mismo que encontraron hace 500 años bajando por el río Guadalajara. Las rogativas se harán con una procesión de más de ocho horas para pedir por la paz. Una peregrinación nacional con un recorrido de 10.000 kilómetros precedió las fiestas.

El cerro Samaria derrama agua y vida

El_cerro_Samaria_derrama_agua_vida

Asociación Socios Acueducto Samaria Milagrosa Quirama, Cristo Rey y El Salado: Carmen de Viboral.
• Acueducto veredal protege la microcuenca con compra de predios.
Aves como la soledad y la mirla, la flora con especies nativas y caudales de agua a borbollones regresaron al cerro Samaria, en la vereda la milagrosa, municipio de El Carmen de Viboral.
Los potreros, plaguicidas y el desvío de los cauces de agua para actividades agrícolas estaban acabando con el medio prodigioso conque la naturaleza había dotado el sector.
Concientizar a los propietarios sobre el daño que hacían al medio ambiente, sobre como contaminaban el agua y que no debían trabajar la tierra era una lucha titánica contra intereses mercantilistas.
“Si no las podemos tocar entonces comprénoslas” siempre fue la respuesta de los propietarios.
Desde que se construyó en 1.982 el acueducto veredal se inició un proceso, en un principio lento, de compra de predios. Fue en 1994 debido a que la planta de tratamiento que construyó el Servicio Seccional de Salud de Antioquia no sirvió y que las filtraciones para limpiar el agua se obstruyeron por el alto grado de contaminación que recibían, que decidieron construir ellos mismos una planta y paralelamente acelerar la compra de predios para proteger la microcuenca.
“Hasta el 2000 fuimos comprando pedazos pero desde el 95 estábamos tratando de comprar una franja importante de un mismo dueño que, además, no cuidaba los retiros de la quebrada y decía que para sacarlo de ahí le teníamos que comprar”, afirma Emilio Jiménez, presidente de la junta directiva del acueducto desde 1.982. Agrega que “ni Cornare pudo negociar y sólo cuando el dueño se murió en el 2003 se pudo arreglar con los herederos”.
Hicieron un préstamo a una entidad bancaria y les compraron 35 hectáreas por 180 millones. Todavía no se han podido legalizar los predios pero ya tienen posesión de él y lo empezaron a reforestar con recursos propios.
Se está revegetalizando con especies nativas de la región: Roble. Arrayan, siete cuero, punta lance, karate, Chilco…
Ya no hay contaminación por trabajos, las fuentes ya tienen sus causes normales, la vegetación es espesa y la fauna ha regresado. “Antes desviaban los cauces y hacían lo que querían con ella”, explica Emilio Jiménez.
De 24 litros por segundo que era el caudal en el año 2003 pasamos a 44 y sólo utilizan 12 litros para abastecer el consumo de las 1.140 familias que en la actualidad están afiliadas de un total de seis veredas: El Cerro, Samaria, Milagrosa, Quirama, Cristo Rey y Salado.
Luego de que se terminen de comprar 40 hectáreas que faltan, los recursos se utilizarán en el saneamiento básico. Podrán descansar tranquilos porque tendrán asegurado por muchos años el preciado líquido y sentarse a contemplar los colores y las formas de la fauna y la flora.

 

Este Carnaval que suda es alegría

Este_Carnaval_que_suda_es_alegría

• La de Barranquilla es quizá la fiesta de folclórica más importante del país.
Una vez al año, los arroyos que bajan por las calles de Barranquilla no son de agua, sino de gente. Y bajan bailando y gozando, pues esta es la única manera de vivir el Carnaval.
Comparsas, marimondas, monocucos al ritmo de la cumbia y la danza del congo… Alegría que se desborda y se sube a los palcos y se baja otra vez a las calles y se mete entre los barranquilleros, propios y extraños que se gozan la que es considerada por muchos como la fiesta folclórico cultural más importante del país.
“Esto son como cuatro días de vacaciones del mundo, de la realidad”, dice Hugo Díaz Granados, enfundado en su disfraz de Joselito el paco paco.
Pero todo el año se siente el ambiente de Carnaval y todo el mundo invita a gozárcelo. “Tiene que ver esta ciudad cuando estamos en fiestas. A uno no le dan sino ganas de bailar”, dice el taxista barranquillero Henry Brujes a manera de bienvenida.
Cuenta además María Cecilia Donado, la Chechi, que “esta es la fiesta folclórico cultural más importante de este país. Porque es muy rica culturalmente, ya que se nutre de las influencias indígenas, africanas y españolas”.
La Chechi es la directora de la Fundación Carnaval de Barranquilla, responsable de organizar este relajo festivo en que el caribe colombiano celebra con el mundo con toda su pasión.

Hace años ya

La primera Batalla de Flores, uno de esos momentos tradicionales del Carnaval, fue en 1903 Pero éste tiene sus orígenes en la fiesta de la Candelaria en Cartagena, hace ya muchos años, incluso, sus raíces se extienden más de dos siglos atrás.
Bajó por el Magdalena nutriéndose de las diferentes manifestaciones de los pueblos del caribe colombiano y se instaló en Barranquilla. “Porque esta es la casa de todos, hecha para celebrar las fiestas. Como el compadre que invita al matrimonio de una hija y la gente va y se arma una fiesta que nunca se acaba”, asegura el nuevo rey Momo, Armando Zambrano, que lleva por la sangre el espíritu del carnaval, así como lo hace su cumbiamba.
“Es una pasión que vivimos todos los barranquilleros. Desde que nacemos estamos oyendo del Carnaval, palpando su importancia”, afirma la Chechi. Tanta es que en 2001 lo nombraron patrimonio de la Nación y en 2003, la Unesco la reconoció como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. Solo 47 manifestaciones en el mundo tienen esta distinción.

Ejemplar

El Carnaval de Barranquilla es una muestra del colombiano caribeño, con su desorden y sus sofás rojos en la puerta recibiendo el fresco de la tarde. Pero es también, como lo define la Chechi, un ejemplo de convivencia, de paz, “porque en el carnaval no hay distingos y la gente se mezcla, baila y goza junta”.
Su alegría, que llega se revienta con la lectura del bando cada 21 de enero, es un imán para el turista, para que el mundo de una vuelta por la Arenosa y se contagie, para que termine bailando en la vía cuarenta, brindando con los artistas y los espectadores.
Al final, ese martes fatídico de carnaval, los barranquilleros lloran a Joselito y lo llevan a enterrar en medio de una parranda que presagia la fiesta que volverá.